Aragón. Manual para ibonear en el Pirineo

Los ibones son los lagos que espejean entre las grandes cimas del Pirineo aragonés. Algunos son muy accesibles y otros están en escarpados parajes. Bosques, prados y rocas envuelven sus láminas de agua, como preciadas joyas.

¿Qué es un ibón?

Un ibón es un lago pirenaico de origen glaciar.

Ibón es la palabra de lengua aragonesa con la que nos referimos a los lagos pirenaicos de origen glaciar, aunque antiguamente también se utilizaba en otras partes del Alto Aragón para denominar a manantiales que brotaban a borbotones, formando charcas o lagunas.

¿Y por qué los ibones son tan especiales?

Como lagos de alta montaña que son, tienen un gran valor paisajístico, se puede decir que son como perlas de la montaña. Y por su formación, son absolutamente singulares y, además, escasos en la en la Península Ibérica. Por eso también tienen un gran valor científico y cultural, acumulando un agua que es preciosa para regular los ríos de nuestras montañas.

Para conocerlos y enamorarse de ellos, hemos inventado el verbo ibonear.

¿Te atreves a ibonear?

Escoge un ibón y, luego, otro (tienes ibones para todos los gustos y todas las posibilidades)… y colecciona tu reflejo en estos espejos de ensueño.

Ibones

Ibones para todos
Hay unos pocos ibones a los que se puede acceder directamente en coche, como el de Baños (en el balneario de Panticosa...
Ibones para familias
Para el público familiar, hay un atractivo grupo de ibones que hará las delicias de niños y niñas.
Ibones para familias montañeras
Hay otro grupo de ibones que también puede hacer las delicias de las familias, pero de familias un poco más montañeras...
Ibones de colores
Sí, hay ibones de colores.
Ibones con historias
Todos los ibones tienen su historia, una historia geológica muy, muy larga. Pero también tienen otras historias más...
Ibones chelaus
Algunos ibones, en la más alta montaña, permanecen helados buena parte del año. Por eso precisamente se les llama, en...
Está claro que todos los ibones se encuentran en lugares de una especial belleza, rodeados de idílicos pastizales, de...

Un ibón en 3 sencillos pasos

1 40 000 años

Hace 40 000 años, los grandes hielos glaciares avanzan desde lo más alto de los Pirineos arrasando todo cuanto encuentran a su paso.

2 15 000 años

Hace 15 000 años, esos ríos de hielo, todavía muy potentes, se van retirando y dejan al descubierto valles en forma de U, acumulaciones de rocas y tierra que han ido arrastrando (morrenas) y una serie de hondonadas (cubetas).

3 Hoy…

La nieve y el hielo derretidos van a parar a estas cubetas y se forman los ibones. Conforme más se retiran los hielos, más cubetas aparecen y, por tanto, más ibones se forman, mientras se van colmatando los más antiguos.

Piensa que cuando visitas un ibón realizas un increíble viaje en el tiempo.

Agua, vida y protección

En la alta montaña, los inviernos son largos y muy fríos, y los veranos cortos y frescos. La nieve cubre estos parajes durante gran parte del año y estas condiciones climáticas hacen que los ibones permanezcan helados durante el invierno y parte de la primavera.

En algunos casos, la capa de hielo puede llegar a permanecer hasta 8 meses, pero unas cuantas especies de flora y fauna están adaptadas a estos rigores del clima.

Algunas algas recubren el fondo o la superficie de las rocas; comunidades microscópicas animales o vegetales (fitoplancton y zooplancton) viven en suspensión; y el Sparganium, de hojas planas y largas, es una de las plantas más características que podemos encontrar flotando sobre las aguas.

En algunos de nuestros ibones también encontraremos truchas, introducidas artificialmente y que constituyen el enemigo del pequeño tritón pirenaico, el gran protagonista de estos lagos, un anfibio autóctono y endémico de los Pirineos. Por todo ello, su protección es más importante si cabe.

En reconocimiento a su importancia e interés medioambiental, los ibones aragoneses están protegidos, bien porque se localizan dentro de algún Espacio Natural Protegido, bien porque están incluidos dentro del Inventario de Humedales Singulares (Decreto 204/2010), o por ambas medidas a la vez.

Conservarlos es tarea de todos. Con tu ayuda y tu respeto al medio ambiente, los ibones siempre nos dejarán un recuerdo inolvidable. Encuentra al tritón pirenaico, que vive en aguas limpias y frías del Pirineo como estas, y al que en aragonés se le llama guardafuens.