Ibones chelaus

Algunos ibones, en la más alta montaña, permanecen helados buena parte del año. Por eso precisamente se les llama, en aragonés, chelaus.

Uno es el Chelau de Monte Perdido (Fanlo), el que se encuentra a mayor altitud del Pirineo aragonés y que es un hito en la ascensión a la Punta de Treserols o Monte Perdido (3 348 m), en pleno Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Otro, el Chelau del Pico Moros o Balaitús (Sallent de Gállego), en la zona del valle de Tena, junto a otro emblemático tresmil de los Pirineos, en un mundo de roca, aristas y glaciares.

Y también está el Chelau de Coma Arnau (Montanuy), a los pies del pico Vallibierna, rodeado de bloques de granito, en un ambiente muy frío en invierno.

Pero hay otros más, como el Chelau de Llardana, el Chelau de Leners, el Chelau de Barbarisa y el Chelau de Arrablo o Añisclo.

Caliente, caliente… ibón Chelau

Estos ibones están situados en lugares de alta montaña y exigen preparación técnica y física en este medio. Planifica bien tu ruta, informándote antes.

Volver